La Cumbre de las Tres Cuencas se queda corta en la lucha contra la deforestación tropical

1 de noviembre de 2023

En la clausura de la Cumbre de las Tres Cuencas, celebrada el sábado, gobiernos y líderes se comprometieron a reforzar la colaboración para preservar las grandes cuencas de selva tropical del mundo, pero no llegaron a adoptar resultados concretos para proteger los bosques tropicales y las comunidades que dependen de ellos de las amenazas inminentes de la expansión industrial y extractiva.

Al evento, celebrado del 26 al 28 de octubre en Brazzaville (República del Congo), asistieron 3.000 delegados entre Jefes de Estado, representantes de gobiernos, organizaciones internacionales, instituciones financieras, científicos, sociedad civil y pueblos indígenas.

La declaración final adoptado por los participantes sienta en líneas generales las bases de una hoja de ruta hacia una mayor colaboración técnica y científica Sur-Sur, una gobernanza integradora y la solidaridad entre los países de las tres cuencas en la lucha contra la deforestación. Tras una pronunciamiento de más de 70 organizaciones indígenas, medioambientales y de derechos humanos, también destacó la necesidad de una mayor participación de los pueblos indígenas y de la sociedad civil en los futuros esfuerzos para proteger las tres cuencas.

Sin embargo, la declaración es más notable por lo que no incluye. Por un lado, no contiene ninguna referencia a los controvertidos mercados del carbono y la biodiversidad, algo que muchos observadores esperaban en vísperas de la cumbre.

Por otra parte, cualquier compromiso de abordar la creciente industria extractiva y otros factores de deforestación en las tres cuencas estuvo llamativamente ausente del texto final. La declaración tampoco se pronunció sobre otras cuestiones clave, como la necesidad de aumentar urgentemente el reconocimiento de los derechos de tenencia de los pueblos indígenas y otras comunidades locales, de reforzar la protección de los defensores del medio ambiente y los derechos humanos y de canalizar más recursos hacia las comunidades y organizaciones de primera línea.

En un rueda de prensa celebrada el 26 de octubre, representantes de las organizaciones de la sociedad civil APEM, MJPE y CAD y de la organización indígena ADPPA arrojaron luz sobre la inminente explotación de petróleo y gas en la región de la cuenca del Congo. Los oradores también expresaron las quejas de las comunidades locales, excluidas de la gobernanza de sus tierras, mientras se proyectaba un cortometraje sobre los temores de los habitantes de Idjwi, isla situada en el lago Kivu de la RDC, a quienes no se ha informado de los planes gubernamentales de explotación de gas en su territorio.

No podemos seguir en la misma lógica [del desarrollo] en la que prometemos cambios a través de la explotación de los recursos naturales y que, en última instancia, va seguida de una mayor desgracia para el pueblo congoleño, que sufre la pérdida de biodiversidad y la pobreza. Si nuestros bosques siguen en pie es porque las personas que viven en ellos son sus mejores custodios. Cualquier planteamiento real de desarrollo debería orientarse a ayudar a estas comunidades basadas en los bosques a acceder directamente a más recursos para seguir gestionando y protegiendo los bosques como hasta ahora", afirma Bernard Adebu, Director de Programas de ONG APEM.

Las tres cuencas albergan la inmensa mayoría de los bosques tropicales intactos del mundo y más de la mitad de la biodiversidad mundial. Proporcionan medios de vida a más de mil millones de personas y son lugares sagrados para muchos pueblos indígenas y comunidades dependientes de los bosques, que han sido custodios de estos recursos durante generaciones.

 

La declaración completa está disponible aquí:

Inglés

Francés

Español

Portugués

Bahasa

Cumbre de las 3 cuencas

Comparte esto:

Más información