Asegurar los bosques desde abajo: Cómo los mapas participativos pueden apoyar los bosques comunitarios en la cuenca del Congo

30 de enero de 2019

Miembros de la comunidad de Ilinga, en la provincia de Equateur de la RDC, celebran la concesión oficial de su bosque comunitario en septiembre de 2018. Ilinga es una de las varias comunidades apoyadas por Rainforest Foundation UK y sus socios locales para cartografiar sus bosques y obtener un bosque comunitario.
Miembros de la comunidad de Ilinga, en la provincia de Equateur de la RDC, celebran la concesión oficial de su bosque comunitario en septiembre de 2018. Ilinga es una de las varias comunidades apoyadas por Rainforest Foundation UK y sus socios locales para cartografiar sus bosques y obtener un bosque comunitario.

Desde hace años existe un consenso cada vez mayor en que garantizar los derechos sobre la tierra a las comunidades locales es una de las estrategias más eficaces para proteger los bosques y reducir la pobreza. Este planteamiento podría tener una enorme repercusión en la República Democrática del Congo (RDC), que alberga la segunda selva tropical más grande del mundo y donde unos 40 millones de personas dependen de los bosques para su subsistencia.

La cartografía participativa en la cuenca del Congo, y más concretamente en la RDC, ha demostrado que las comunidades tienen una larga historia de definición y aplicación de sistemas consuetudinarios de tenencia de la tierra claros y reconocidos localmente en muchas zonas forestales. Sin embargo, hasta hace poco ha habido pocas medidas formales que cubrieran este tipo de gestión, y las que existen están muy burocratizadas y mal adaptadas a las necesidades y realidades locales.

Si se aplica correctamente, la nueva legislación forestal comunitaria de la RDC ofrece una oportunidad sin precedentes para que las comunidades obtengan derechos legales sobre los bosques que han habitado durante generaciones y, en consecuencia, mejoren sus medios de vida. Sin embargo, para que los bosques comunitarios produzcan resultados equitativos y sostenibles, es necesario garantizar que sean desarrollados por las propias comunidades, para abordar realmente sus necesidades y prioridades. Esto supondría un cambio con respecto a los modelos de bosques comunitarios verticalistas que existen en otros lugares de la región.

Iniciativas como MappingForRights pretenden apoyar un enfoque ascendente de la gestión forestal comunitaria permitiendo a las comunidades crear mapas muy precisos y detallados de sus tierras y recursos consuetudinarios.

Un nuevo informe de RFUK, Asegurar los bosques: Cartografía participativa y bosques comunitarios en la RDCmuestra que la forma más eficaz de desarrollar la silvicultura comunitaria comienza con un enfoque genuinamente participativo que refleje las necesidades y prioridades colectivas de la comunidad.

El nuevo informe también se basa en experiencias e investigaciones recientes sobre el terreno para identificar algunos de los nuevos retos de la silvicultura comunitaria, como los conflictos por la tierra y la falta de propiedad en algunas zonas, a menudo impulsados por agentes externos que pretenden acceder a los recursos forestales y controlarlos.

Para leer el informe completo, pulse aquí. También puede consultar otros informes de esta serie en nuestra página de publicaciones.

Comparte esto: