El plan de la ONU para proteger el 30% del planeta en 2030 podría desplazar a cientos de millones de personas, advierten ONG y expertos

2 de septiembre de 2020

332c6ada-8b0d-487e-8b57-99cf2611624e

Londres, 02 Sept 2020

Ciento veintiocho ONG y expertos en medio ambiente y derechos humanos advierten hoy de que el impulso de las Naciones Unidas para aumentar las áreas protegidas globales, como los parques nacionales, podría dar lugar a graves violaciones de los derechos humanos y causar daños sociales irreversibles a algunas de las personas más pobres del mundo. [1]

En mayo de 2021, la Conferencia de las Partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) tiene previsto acordar un nuevo objetivo para situar al menos el 30% de la superficie terrestre en estado de conservación de aquí a 2030 [2]. Este objetivo "30 x 30" duplicaría la superficie terrestre protegida actual en la próxima década. [3]

Sin embargo, crece la preocupación por el coste humano de la propuesta y por su eficacia como medida medioambiental, ya que la protección de la naturaleza en regiones como la cuenca africana del Congo y el sur de Asia se ha militarizado cada vez más en los últimos años. Una serie de reportajes recientes han revelado que las comunidades siguen siendo desplazadas a la fuerza y despojadas de sus tierras para dejar sitio a las zonas protegidas, y se enfrentan a graves violaciones de los derechos humanos por parte de agentes fuertemente armados que luchan contra la caza furtiva[4]. [4]

En una carta a la Secretaría del CDB, las ONG advierten de que hasta 300 millones de personas podrían verse afectadas a menos que se refuercen las protecciones de los derechos de los pueblos indígenas y otros propietarios tradicionales de tierras y administradores del medio ambiente. [5]

Los grupos ecologistas también han afirmado que la "conservación fortaleza" que se da en gran parte del Sur Global no está impidiendo el rápido declive de la biodiversidad, y citan cómo la aplicación de la ley con mano dura puede poner a la población local en contra de los esfuerzos de conservación y, de hecho, podría acelerar la destrucción del medio ambiente. [6]

Cualquier nuevo aumento de las zonas protegidas, argumentan, debe ir precedido de una revisión independiente de las repercusiones sociales y la eficacia de conservación de las zonas protegidas existentes.

Joe Eisen, Director Ejecutivo de la Rainforest Foundation UK, ha declarado lo siguiente:

"Sin duda necesitamos compromisos audaces para hacer frente a las emergencias climáticas y de biodiversidad, pero este impulso podría significar que algunos de los más pobres y menos responsables de estas crisis paguen el precio de la inacción del Norte Global. La evidencia para el CDB es clara: la mejor manera de lograr la justicia climática y proteger la naturaleza es reconociendo los derechos de los pueblos indígenas y otros custodios tradicionales."

Joshua Castellino, de Minority Rights Group International, dijo:

"Se necesitan medidas urgentes para detener la inminente ruptura de los límites planetarios. Para ello es necesario poner freno a los responsables de su continua destrucción, sustituyéndolos por los responsables de su salvaguarda. Hacer pagar a los pueblos indígenas el precio de la destrucción que tuvo lugar en el impulso hacia el consumo excesivo con fines lucrativos por parte de otros constituye no sólo la intimidación de los desposeídos, sino que reifica la búsqueda del beneficio por encima de las personas, privilegiando los "enfoques científicos" occidentales nacidos del comercio, por encima de los conocimientos tradicionales que subyugó, dominó y casi destruyó en el camino hacia este precipicio."

FINES

Notas al editor

  1. https://rainforestfoundationuk.org/media.ashx/cbdstatement28082020.pdf
  2. El objetivo figura en un proyecto de acuerdo denominado "Marco Mundial para la Diversidad Biológica después de 2020", que se está elaborando y negociando entre los 186 gobiernos signatarios del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB). Véase aquí para consultar el documento completo.
  3. El CDB, adoptado en 1992, se considera el documento clave en materia de desarrollo sostenible y proporciona el marco político internacional general para la conservación. En mayo de 2021, las 196 Partes del CDB adoptarán un marco mundial para la biodiversidad después de 2020. El borrador de la agenda incluye el objetivo de proteger al menos el 30% de todas las tierras y mares para 2030, lo que supone casi duplicar la meta actual del 17% (Meta 11 de Aichi).
  4. Véase, por ejemplo, https://www.buzzfeed.com/tag/world-wildlife-fund y http://rainforestparksandpeople.org/
  5. Según un artículo publicado en la revista académica Naturaleza Analizando las zonas con más probabilidades de ser propuestas como áreas protegidas, se calcula que el nuevo objetivo podría desplazar o desposeer hasta a 300 millones de personas. Véase, Schleicher, J., Zaehringer, J.G., Fastré, C. et al. 'Proteger la mitad del planeta podría afectar directamente a más de mil millones de personas'. Nat Sustain 2, 1094-1096 (2019). https://doi.org/10.1038/s41893-019-0423-y.
  6. Véanse, por ejemplo, los bosques gestionados por comunidades que podrían verse amenazados por el acaparamiento de tierras para la conservación en la cuenca del Congo, https://www.mappingforrights.org/resource/300-million-at-risk-from-cbd-drive/.

La declaración con la lista de firmantes (actualizada por última vez el 28/09/2020 está disponible aquí.

Consultas de prensa:

Fundación Rainforest del Reino Unido
Joe Eisen, Director Ejecutivo
M: +44 (0)7747 462 452, joe@rainforestuk.orgTwitter: @RFUK

Grupo Internacional pro Derechos de las Minorías
Samrawit Gougsa, Oficina de Prensa de MRG (Londres, Reino Unido)
M: +44 (0)790 364 5640 /  samrawit.gougsa@mrgmail.orgTwitter: @SamGougsa / @MinorityRights

Comparte esto: