La silvicultura comunitaria en la RDC es una solución para combatir la pobreza y el cambio climático: por eso debe ser el centro de atención de la COP26

28 de octubre de 2021

El 14 de octubre, en la 8ª Mesa Redonda Multilateral sobre Silvicultura Comunitaria, celebrada en Kinshasa, el Gobierno congoleño, así como representantes de los países donantes, dirigentes comunitarios y un nutrido contingente de organizaciones nacionales e internacionales de la sociedad civil, unfirma que las comunidades forestales locales y los pueblos indígenas deben estar en el centro de la acción por el clima.

Así lo expresó el Sr. Athanasse Lingodja, líder comunitario de la provincia de Maniema, 

"securar nuestras tierras mediante la silvicultura comunitaria ha reforzado la gobernanza tradicional. Ha reforzado la cohesión social. Nos ha permitido gestionar nuestros recursos de forma sensata".

Sr. Athanasse Lingodja, Jefe de la Chefferie de Bangengele, territorio de Kahilo, provincia de Maniema
Sr. Athanasse Lingodja, Jefe de la Chefferie de Bangengele, territorio de Kahilo, provincia de Maniema

Esto es especialmente significativo en un país en el que, hasta hace muy poco, las comunidades forestales carecían de medios legales para hacer valer sus derechos colectivos sobre las tierras ancestrales, lo que las convertía en presas del desplazamiento y el despojo por parte de las industrias extractivas y los proyectos de conservación excluyentes.   

Establecer la justicia social es, por tanto, uno de los muchos retos a los que se enfrenta la República Democrática del Congo (RDC), después de que los gobernantes coloniales construyeran el país en torno al imperativo de extraer recursos naturales para la exportación, dejando muy pocos beneficios a la población local. Como país independiente, la economía política de la RDC ha seguido un patrón similar.  

Rompiendo con este legado, el marco jurídico de la silvicultura comunitaria en la RDC es ahora el más innovador de África Central. El Código Forestal de 2002, y los estatutos aprobados en 2014 y 2016, abrieron a las comunidades la posibilidad de obtener grandes concesiones a perpetuidad ("Concession Forestière des Communautés Locales" - CFCL) sobre las tierras que tradicionalmente poseían, siguiendo un procedimiento libre y descentralizado. Además, evitando los escollos que han sufrido los bosques comunitarios en otros lugares de África al centrarse principalmente en la tala, en la RDC estos espacios pueden dedicarse a "usos múltiples", lo que permite a los pueblos de los bosques recurrir a sus prácticas tradicionales para gestionar sus tierras de forma diversificada y sostenible.

Vista de la comunidad de Bamasobha, en Kivu del Norte
Vista de la comunidad de Bamasobha, en Kivu del Norte

Aunque esto ofrece oportunidades sin precedentes, ahora más que nunca se necesita un apoyo de alto nivel y bien coordinado para que los bosques comunitarios desarrollen todo su potencial. En la actualidad, las comunidades gestionan más de un centenar de CFCL que abarcan más de 2 millones de hectáreas en nueve provincias (según el Base de datos forestal comunitaria). Aunque se trata de un gran logro, es sólo una parte muy pequeña de los 155 millones de hectáreas de bosques de la RDC. Una de las razones de esta escala limitada es que la financiación internacional para la silvicultura comunitaria sigue siendo mínima y representa una fracción de lo que se destina actualmente a proyectos de conservación y REDD+. 

Pero la marea está cambiando

Lanzada en 2015, la Mesa Redonda sobre Silvicultura Comunitaria nunca había sido tan trascendental y clara en su mensaje político de apoyo a los derechos sobre la tierra y la justicia social, ni tan central para la acción climática, como este año, cuando funcionarios del más alto nivel del Gobierno congoleño, así como representantes de las embajadas del Reino Unido, Estados Unidos, Noruega, Alemania y los Países Bajos, se reunieron con la sociedad civil y miembros de las comunidades de nueve provincias para cimentar esta visión compartida.

Juntos, enviaron un mensaje contundente a los líderes mundiales que se preparan para la COP26: la política climática sólo tendrá éxito si se basa en acciones locales; por ello, las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC) y el Marco Global de Biodiversidad deben dar cabida a las necesidades de las comunidades locales para su desarrollo y supervivencia cultural.

Más allá de este acuerdo fundamental, la reunión estableció ocho acciones prioritarias para hacer de los bosques comunitarios una opción de gestión forestal concreta y ampliable en la RDC. Éstas hacen hincapié en el apoyo a las iniciativas locales y en la documentación de su impacto, en términos de viabilidad económica y medioambiental, para fundamentar futuras reformas legales.

A través de un enérgico discurso pronunciado por su Director de Gabinete, Yves Lutumba Kibada, la Viceprimera Ministra de la RDC y Ministra de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, Eve Bazaiba, anunció su compromiso y apeló a un enfoque multisectorial:

"Quiero que la silvicultura comunitaria se convierta en una prioridad para mi ministerio, y reforzar las sinergias con otros ministerios".

Cabe destacar que los representantes de los principales países donantes en la RDC apoyaron firmemente el planteamiento. La embajadora del Reino Unido en la RDC, Emily Maltman, subrayó que "la seguridad de la tenencia de la tierra es una condición previa esencial para la gestión sostenible de los bosques" y que la silvicultura comunitaria ya ha logrado "resultados notables" en la RDC. Dado que su país presidirá la COP26 en Glasgow en noviembre, confirmó que estas cuestiones ocuparán un lugar destacado en el evento.

El Sr. Paul Sabatine, Director de la Misión en la RDC de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), declaró también que "USAID apoya la visión del gobierno de la RDC: promover la gestión sostenible de los bosques bajo el liderazgo de las comunidades locales" y hace un llamamiento al compromiso político en favor de la silvicultura comunitaria de cara a la COP26.

Para Olav Lundstøl, Enviado Especial de Noruega para el Clima y los Bosques de la Cuenca del Congo, la silvicultura comunitaria es "una forma innovadora de afrontar un triple reto: pobreza, clima y biodiversidad".

De arriba a la izquierda y de abajo a la derecha: Sr. Yves Lutumba Kibada, Director del Gabinete del Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible; Sra. Emily Maltman, Embajadora del Reino Unido en la RDC; Sr. Paul Sabatine, Director de la Misión de USAID en la RDC; Sr. Olav Lundstøl, Enviado Especial de Noruega para el Clima y los Bosques en la Cuenca del Congo.
De arriba a la izquierda y de abajo a la derecha: Sr. Yves Lutumba Kibada, Director del Gabinete del Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible; Sra. Emily Maltman, Embajadora del Reino Unido en la RDC; Sr. Paul Sabatine, Director de la Misión de USAID en la RDC; Sr. Olav Lundstøl, Enviado Especial de Noruega para el Clima y los Bosques en la Cuenca del Congo.

La coordinación interministerial, la creación de capacidad institucional y las reformas son, en efecto, fundamentales para ampliar la silvicultura comunitaria, haciendo el procedimiento más accesible y garantizando que todas las comunidades puedan solicitar y gestionar sus CFCL sin ayuda externa. Este empeño no sólo es esencial para convertir a las comunidades congoleñas en impulsoras de su propio desarrollo, preservando al mismo tiempo la segunda selva tropical más grande del planeta, sino también para dar ejemplo de éxito a otras naciones centroafricanas y contribuir a lograr la justicia climática a escala mundial. 

Participantes en la 8ª Mesa Redonda Anual de Actores Múltiples sobre Silvicultura Comunitaria, 12 de octubre de 2021
Participantes en la 8ª Mesa Redonda Anual de Actores Múltiples sobre Silvicultura Comunitaria, 12 de octubre de 2021

 

La "Actividad Bosques para el Futuro" es posible gracias al generoso apoyo del pueblo estadounidense a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), así como de la Agencia Noruega de Cooperación para el Desarrollo (NORAD). Su ejecución corre a cargo de RFUK y sus socios, a saber, CAGDFT, APEM, GASHE, GeoFirst Development, PREPPYG y RCREF. El contenido de este artículo es responsabilidad de RFUK y no refleja necesariamente las opiniones de USAID o del Gobierno de Estados Unidos.

Comparte esto: