RDC: Las autoridades reconsiderarán el papel de las comunidades en la conservación de una nueva y controvertida reserva de selva tropical

10 de noviembre de 2014

cd673c26-55b2-4057-894c-60379fc86bc1

Kinshasa: WWF y la autoridad de áreas protegidas del gobierno de la RDC han acordado reconsiderar el estatus de una controvertida área protegida tras reunirse ayer con representantes de comunidades locales amenazadas con perder sus tierras y el acceso a los recursos naturales de los que dependen para su sustento y supervivencia.

Con el apoyo de Rainforest Foundation UK, seis jefes consuetudinarios y 6 delegados en representación de más de 50 comunidades del territorio de Lukolela, en la provincia de Ecuador, y del territorio de Inongo, en la provincia de Bandundu, pasaron dos días planteando sus preocupaciones sobre la Reserva Tumba-Lediima [1] a representantes del Instituto Congoleño para la Conservación de la Naturaleza (ICCN), el Ministerio de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza y Turismo de la RDC y WWF. La Reserva, que abarca casi 2 millones de acres y contiene más de 100 aldeas con hasta 100.000 habitantes, ha sido testigo de una serie de conflictos entre los organismos de conservación y las poblaciones locales desde que se estableció -sin la debida consulta con la población local- en 2006.

Muchas de las comunidades pudieron mostrar mapas detallados de sus territorios ancestrales dentro del parque, que han elaborado con el apoyo de la RFUK [2].

Jeanne Mangani, coordinadora del programa de RFUK en la RDC, declaró: "Se trata de un paso importante para el reconocimiento de los derechos de las comunidades que viven en la Reserva Tumba Lediima y sus alrededores, y esperamos que siente un precedente para un enfoque más respetuoso con la población en las áreas protegidas de toda la RDC".

Jean Denis Mambenga Lomata, jefe local, presentó un mapa del territorio de su comunidad y de las prácticas tradicionales de protección de la fauna salvaje: "Aquí hay un lugar sagrado, donde la gente tiene prohibido ir. Nuestros antepasados ordenaron que nadie cazara, pescara ni recogiera nada allí".

Al comentar una ley reciente en la RDC que permite a las comunidades reclamar "bosques comunitarios", Patrice Idwa Masimango, representante de la aldea de Masobe, dijo: "Hay demasiados solapamientos en nuestros bosques. Primero las concesiones madereras, luego las agroindustriales y las de REDD, luego la reserva... ¿Dónde podremos conseguir nuestro propio bosque comunitario, tal y como establece ahora el nuevo decreto aprobado el 2 de agosto de este año?".

En una declaración conjunta de la reunión de esta semana [3], se acordó que:

- El estatus y la demarcación de la reserva deben revisarse, y deben establecerse diferentes zonas de uso de acuerdo con las aspiraciones de las comunidades.

- Es necesario establecer mecanismos duraderos de representación de todas las partes interesadas en la gestión de la reserva y un diálogo permanente;

- Las comunidades locales deben desempeñar un papel central en las estrategias de conservación.

El hecho se produce en vísperas del Congreso Mundial de Parques que se celebra cada 10 años en Sydney, donde uno de los temas clave a debatir es la relación entre las áreas de conservación estrictamente protegidas y la población local [4]. Los resultados de un nuevo estudio publicado esta semana por RFUK sobre 34 áreas protegidas de la cuenca del Congo muestran que la consulta y participación de las comunidades locales e indígenas, así como su compensación y reparto de beneficios, han sido insuficientes y, a menudo, inexistentes en la región [5].

FINES/

[1] La Reserva Tumba-Lediima, de 741.000 hectáreas (1.831.297 acres) y creada en 2006, se encuentra en la parte occidental de la RDC, en parte en las provincias de Equateur y Bandundu. Forma parte de la Red Nacional de Áreas Protegidas de la RDC, gestionada por el ICCN (Instituto Congoleño para la Conservación de la Naturaleza) y que, por ley, debe alcanzar 17% del territorio nacional de aquí a 2023.

[2] 37510-rfuk-folleto-de-apuesta-en-línea.pdf

[3] Enlace a la declaración final - sólo en francés  declaración-finaleatelier-gestion-participativa-2014.pdf

[4] En el anterior Congreso Mundial de Parques, celebrado en Sudáfrica en 2003, el "Acuerdo de Durban" creó un acuerdo internacional que abogaba por "un nuevo paradigma para las áreas protegidas" en el que los derechos e intereses de las poblaciones locales debían integrarse plenamente con los objetivos de conservación.

[5] Ver el informe completo aquí.

Comparte esto: