Los bosques comunitarios cambian vidas: Cómo una comunidad congoleña ganó derechos sobre su bosque

20 de diciembre de 2019

Ilinga recibió su título oficial de bosque comunitario en septiembre de 2018
Ilinga recibió su título oficial de bosque comunitario en septiembre de 2018
En septiembre de 2018, la comunidad de Ilinga recibió su título oficial de bosque comunitario. La comunidad, cuyo nombre tradicional significa "Unidad", es una de las ocho de la provincia de Equateur, en la República Democrática del Congo (RDC), apoyada por la ONG local GASHE[1], como parte del proyecto de Bosques Comunitarios financiado por el DFID de Rainforest Foundation UK. El bosque, de 3.393 hectáreas, que había sido tradicionalmente propiedad de la comunidad y gestionado por ella durante generaciones, está ahora legalmente reconocido como uno de los primeros bosques comunitarios del país, y se les ha concedido a perpetuidad.
Aunque conseguir este bosque es, en sí mismo, un logro en un país donde a menudo se violan los derechos de las comunidades sobre la tierra, garantizar que los bosques comunitarios (también conocidos como "CFCL") se gestionan de forma inclusiva y mejoran los medios de vida locales, al tiempo que preservan la biodiversidad, es un siguiente paso crucial.
A partir de enero de 2019, GASHE colaboró estrechamente con la población de Ilinga para establecer tres comités locales de gobernanza y redactar un Plan de Gestión Simple (PGS)que se presentó a las autoridades locales en septiembre de 2019 y se aprobó poco después.
El proceso de elaboración del SMP estuvo dirigido por la comunidad: GASHE trabajó con 28 planificadores locales y miembros de comités que recibieron formación sobre las funciones y responsabilidades de los comités locales, la buena gobernanza y la recopilación de datos. Los avances se comunicaron periódicamente a los miembros de la comunidad a través de 20 asambleas, incluida una para la aprobación del plan finalizado. El resultado de este trabajo es un plan cuyo objetivo explícito es proteger la cubierta forestal y la biodiversidad, y construir una comunidad más fuerte e integradora en la que los recursos se inviertan en beneficio de todos.
Un estudio socioeconómico, resultado de 217 encuestas a hogares, incluye información sobre grupos sociales, étnicos y de edad, fuentes actuales de alimentos y actividades generadoras de ingresos, ubicación de lugares de interés cultural y acceso a servicios públicos (escuelas, centros de salud, carreteras). Tras la recopilación de datos para el estudio socioeconómico, los planificadores locales realizaron varios inventarios de recursos específicos para evaluar el potencial de explotación de la madera y los productos forestales no madereros (por ejemplo, alimentos, medicinas o construcción), así como las poblaciones animales.
Miembros de la comunidad realizan un inventario de los recursos madereros
Miembros de la comunidad realizan un inventario de los recursos madereros
Miembros de la comunidad realizan un inventario de los recursos madereros
Miembros de la comunidad realizan un inventario de los recursos madereros

Basándose en los resultados del estudio socioeconómico (que pone de relieve los usos actuales de la tierra y las necesidades de la comunidad), los inventarios (que identifican los recursos potenciales) y un análisis detallado de los tipos de suelo y su idoneidad para actividades específicas, la comunidad elaboró un plan de uso de la tierra. En él se dividían sus tierras en tres tipos de zonas dedicadas al desarrollo rural (25% de la concesión), la producción (30%) y la protección (45%).

Tipos de suelo dibujados por miembros de la comunidad para evaluar su idoneidad para diversos usos.
Tipos de suelo dibujados por miembros de la comunidad para evaluar su idoneidad para diversos usos.

Aunque el plan de uso del suelo muestra la finalidad multiusos de la concesión, se han reforzado las restricciones tradicionales a la caza, la pesca y la agricultura para preservar la biodiversidad y respetar los ciclos de renovación de los bosques. La atribución de la mayor parte de la concesión a la protección muestra también el compromiso de preservar los recursos para las generaciones futuras.

La comunidad también identificó y prioridades de desarrollo presupuestadasLas principales preocupaciones son las carreteras y el transporte. Según el Plan Estratégico de Ordenación Territorial, algunas de las infraestructuras necesarias podrían sufragarse con actividades generadoras de ingresos comunales, como los cultivos comerciales.
El plan de ordenación territorial de Ilinga hace hincapié en la finalidad multiusos de la concesión
El plan de ordenación territorial de Ilinga hace hincapié en la finalidad multiusos de la concesión

Aunque se necesita más apoyo financiero y técnico para hacer realidad esta visión, la comunidad de Ilinga ya está haciendo progresos significativos por sí misma: una reciente misión sobre el terreno dirigida por GASHE descubrió que la comunidad ya había empezado a generar ingresos comunales mediante el cultivo de mandioca y la producción sostenible de carbón vegetal. Esos ingresos se están utilizando a su vez para construir una oficina para el Comité de Gestión Local.

El caso de Ilinga demuestra cómo los Planes de Gestión Simples pueden proporcionar a las comunidades locales una mejor comprensión de los recursos que tienen actualmente y que necesitarán en el futuro, así como ayudarles a trabajar de forma cohesionada en pos de objetivos comunes de desarrollo sostenible.

No obstante, persisten algunos retos:

  • Es necesario seguir reforzando la capacidad de la administración local para revisar y aprobar los Planes de Gestión Simples. Además de cumplir otros requisitos legales, los PSM deben ser integradores, sostenibles y "multiusos", y la administración necesita formación y herramientas para poder evaluar con arreglo a esos criterios.
  • Debe facilitarse al máximo que las comunidades redacten sus propios planes de gestión sostenible. Algunos de los requisitos actuales (por ejemplo, los inventarios sistemáticos) pueden ser técnicos, largos y costosos, y pueden hacer imposible la redacción de SMP sin un apoyo externo significativo.

A pesar de esos retos, para los habitantes de Ilinga el PMS ha abierto nuevas posibilidades para un futuro colectivo más brillante. "Todo lo que sabemos sobre nuestro bosque está representado en este documento, y nos ayudará a mejorar nuestras vidas", declaró Gustave Embele Botumba Nkoy, Presidente del Comité de Gestión Local de Ilinga.

[1] Grupo de Acción para la Protección del Hombre y su Medio Ambiente

El proyecto de consorcio Bosques Comunitarios en la RDC (2016-2019), dirigido por RFUK, tenía como objetivo establecer un modelo exitoso de gestión forestal comunitaria, centrado en los derechos, necesidades y prioridades de las comunidades locales, incluidos los de grupos marginados como los pueblos indígenas y las mujeres. El proyecto de bosques comunitarios, ejecutado por un consorcio de ONG congoleñas e internacionales (APEM, CAGDFT, GASHE, Réseau CREF, PREPPYG, InCap y Well Grounded), apoyó la creación de nueve zonas piloto en las provincias de Equateur y Nord-Kivu, el desarrollo de un sólido marco político para la silvicultura comunitaria y la capacitación de la administración de la RDC. Fue financiado por el Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido (DfID).

Comparte esto: