Sobre las áreas protegidas y los derechos de los pueblos indígenas: Una presentación al Relator Especial de la ONU

21 de abril de 2022

En una comunicación al Relator Especial de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas de próxima aparición informe sobre el impacto de las áreas protegidas a la Asamblea General de la ONU en su 77º periodo de sesiones, RFUK ha advertido de que, a pesar de que se diga lo contrario de boquilla, los programas convencionales de conservación y cambio climático siguen causando estragos en los pueblos indígenas y otras comunidades dependientes de los bosques.

Basándose en tres décadas de experiencia trabajando estrechamente con comunidades indígenas y dependientes de los bosques en la cuenca del Congo -que sufren las consecuencias de programas de conservación que en gran medida las alienan, criminalizan su modo de vida tradicional y glorifican la aplicación de la ley al estilo militar-, la presentación defiende que se obligue a las ONG conservacionistas a prevenir, mitigar y remediar los abusos contra los derechos humanos que hayan causado o a los que hayan contribuido.

"Es muy preocupante que hasta ahora se haya permitido a las grandes ONG conservacionistas operar con mucho menos escrutinio o rendición de cuentas de lo que esperamos de las empresas, a pesar de que los programas de conservación conllevan enormes riesgos inherentes para los derechos humanos que son tan grandes, si no mayores, que los que plantean los proyectos del sector privado. La necesidad de precisar las obligaciones de las ONG es aún más acuciante en contextos como el de la cuenca del Congo, donde la conservación financiada por la ayuda significa de hecho apoyar a fuerzas paramilitares fuertemente armadas y mal entrenadas, sin apenas salvaguardias ni acceso a la justicia para los habitantes vulnerables de la selva que son objeto de ataques injustos."

- Maud Salber, Coordinadora Principal de Proyectos sobre Conservación y Derechos Humanos en RFUK

Este próximo informe es una excelente oportunidad para aprovechar el creciente consenso sobre el hecho de que las ONG conservacionistas, al igual que las empresas, están sujetas a las leyes de la UE. Principios rectores de la ONU sobre las empresas y los derechos humanos. El informe de RFUK se basa en varias investigaciones de campo en profundidad en y alrededor de áreas protegidas, incluyendo el Parque Nacional de Salonga en la República Democrática del Congo, así como en programas REDD+, para informar sobre cuestiones relacionadas con el acceso indígena a la gestión de la tierra y los beneficios, y las barreras al CLPI y otros derechos dentro de dichos programas. La presentación también compartió nuestras experiencias de primera mano apoyando la gestión de recursos comunitarios basada en los derechos en la región, y las mejores prácticas que hemos encontrado.

El informe llega en un momento crucial de los esfuerzos mundiales para hacer frente al cambio climático y la pérdida de biodiversidad, con una controvertida plan para duplicar la superficie protegida mundial hasta el 30% en 2030Las negociaciones en curso sobre el Marco Mundial para la Biodiversidad después de 2020 y un nuevo impulso para promover REDD+ y otras soluciones basadas en la naturaleza en los bosques tropicales. Es esencial que cuestionemos estos enfoques extractivos de la conservación, para evitar la creación de políticas internacionales equivocadas con efectos aún más devastadores para los pueblos indígenas y otras comunidades forestales.

LEA LA PRESENTACIÓN AQUÍ

 

Comparte esto: